Jueves, 10 30th

Last updateMié, 29 Oct 2014 9pm

pleca_nelly.jpg

Lic. Nelly Canseco

Guía para Comenzar a dar Alimentos a los Bebés

Partimos de que la postura actual de los especialistas es recomendar la leche materna como el mejor alimento para el recién nacido, ya que de ella se obtienen los nutrientes físicos y emocionales necesarios.

 

 

En aquellos casos en que no sea posible, será recomendable tomar la fórmula de leche adecuada para su edad. La alimentación complementaria debe iniciarse hasta el 4° mes de edad, valorando primero la maduración del niño y su nivel de nutrición. Es importante considerar que sólo la leche materna cubre todas las necesidades básicas de crecimiento, siendo bacteriológicamente segura porque contiene proteínas e inmunoglobulinas que le confieren protección frente a infecciones. Además permite al bebé percibir estímulos sensoriales necesarios para su desarrollo (como el calor, olor, etc.). En cuanto a la madre, le ayuda a establecer un vínculo favorable con su hijo, por lo cual es importante iniciar la lactancia desde que el bebé nace y la madre está en posibilidades de hacerlo. Los primeros días se debe alimentar al bebé cada 2 horas (o a libre demanda) y poco a poco espaciar las tomas hasta las 3 y 4 horas.

 

El efecto de saciedad que da la leche materna es debido a que al final de las tomas es más rica, lo cual nunca se conseguirá con la leche de fórmula, por lo cual los bebés que toman fórmula tienden a presentar un peso mayor a los que toman leche materna. Cabe señalar que durante el periodo de lactancia, la madre debe evitar tomar bebidas alcohólicas, estimulantes y cualquier medicamento.

 

 

En cuanto a la incorporación de alimentos, si la lactancia ha sido exitosa y el bebé cuenta con un adecuado peso lo mejor será posponer la introducción de alimentos hasta el 6° mes, de estra manera se evita que se comiencen a presentar alergias alimentarias que pueden generarse cuando el sistema digestivo es aun inmaduro o cuando les suministramos alimentos que no están preparados para digerir.

 

Se afirma que el peso del recién nacido se compone en un 80% de agua, y su energía calórica proviene de las siguientes proporciones:10% Proteínas, 35% Grasas y 55% de hidratos de carbono (carbohidratos). Cada elemento tiene un aporte calórico distinto, siendo las vitaminas y oligoelementos indispensables para su correcto crecimiento y maduración; por lo que debe mantenerse un equilibrio para lograr niños sanos. Las calorías son elementos necesarios para la actividad física, el mantenimiento de los tejidos, la termoregulación y el crecimiento. A partir del 4° (o 6°) mes de vida se incorporan las papillas a la alimentación del bebé. Se comienza con papillas de frutas por las tardes, éstas le aportarán fibra y vitaminas naturales necesarias para su desarrollo.

 

De los 5 a 6 meses y medio de edad se inicia con las papillas saladas, primero las verduras y luego puré de verduras con pollo (iniciando con 60-70 gramos de pollo, llegando poco a poco de los 100 a 120 gramos). Simultáneamente se van reduciendo el número de tomas de leche al día. Después del 6° mes se amplía la variedad de harinas llegando a las que contienen gluten. Hay que buscar cereales fortificados para hacerles papillas, en donde se agrega leche (la que se acostumbre) y el cereal (avena, arroz, trigo etc.)

Entre los 7 y 8 meses se introduce la carne de ternera alternándola con pollo en la comida de medio día. En el 8° mes se inicia una papilla salada en la noche introduciendo el pescado blanco, de 3 a 4 veces por semana, gracias al pescado se aporta la grasa saturada animal y polisaturada (vegetal y marino) con lo cual se favorece el desarrollo y crecimiento de su cerebro. El aporte mínimo de leche al día debe ser de aproximadamente 20 oz o 500 mil.

 

De los 10 a los 12 meses de vida se aumenta el huevo para la cena alternándolo con el pescado una vez a la semana. Primero se trata de huevo duro y solamente la yema, después de 2 a 3 semanas se le puede dar el huevo completo. El huevo revuelto se administra de los 12 a 15 meses dependiendo de la habilidad de masticación que presente el bebé. El Dr. Martin (pediátra Español) plantea un decálogo para la buena alimentación:

  1. La lactancia materna mínimo hasta los 6 meses (de ser posible).
  2. Fórmula de inicio hasta el 4° ó 6° mes (de no ser leche materna).
  3. Fórmula de mantenimiento hasta los 3 años.
  4. Iniciar el gluten después del 6° mes.
  5. Aporte de 500 a 900 mil de leche al día.
  6. Aporte de 400 a 800 Ui/ al día de vitamina D. (baños de sol y alimentos)
  7. Introducción de alimentos: frutas = 4° mes, pollo = 5-6 meses, ternera = 6-7 meses, pescado = 8° mes, huevo = 9-10 meses.
  8. Cambios importantes en la alimentación por la incorporación de nuevos alimentos paulatinamente.
  9. Los alimentos no deben ser recalentados ni preparados por más de 8 a 12 horas antes de ser consumidos por los niños.
  10. Tener cuidado extremo con las medidas higiénicas durante el primer año de vida, y esterilizar los utensilios del bebé mínimo hasta los 6 meses.

 

A partir de los 12 meses se pueden iniciar progresivamente las galletas, el yoghurt natural, el queso, etc. Se debe acostumbrar al bebé a seguir los hábitos de la familia poco a poco, respetando el decálogo del lactante.

Sanna(1996) por su parte afirma que el momento indicado para incorporar los alimentos sólidos es de los 4 a 6 meses ya que ha doblado su peso, su tracto digestivo está en proceso de maduración y puedan manejar mejor la ingestión de los alimentos sólidos, sin desarrollar alergias.

En esta etapa los bebés ya detienen su cabeza, por lo que es común que lleguen a escupir los alimentos, ya que a penas están aprendiendo a tragar alimentos sólidos. Otra señal para comenzar esto es cuando los niños muestran interés en ver comer a sus padres y en agarrar los cubiertos.

 

Es básico comenzar con frutas y vegetales, pero siempre dando tiempo al bebé a acostumbrar su estómago y a los sabores; por lo que cada alimento nuevo debe incorporarse en lapsos no menores a los 3 días. De esta manera será posible detectar alergias y observar cómo le ha caído este nuevo alimento por separado al estómago.

 

Al rededor de los 9 meses se debe dar al bebé alimentos que él pueda tomar con su propia mano. (palitos integrales de pan, galletas, verduras que pueda tomar con su mano y que no se le atoren)

Entre los hábitos importantes a desarrollar, está el de el desayunar siendo algo básico para el buen desarrollo y el adecuado funcionamiento en la escuela, como el enseñarlos a comer verduras y sobre todo darles opciones de bocadillos y botanas saludables.

 

Cuando comenzamos a dar probaditas de alimentos, puede parecer que no les gusta. una por el reflejo de escupirlo, otra por sabores y consistencias nuevas y distintas. Hay que armarse de paciencia para intentar de nuevo si parece que un alimento no fue de su agrado; nos esperamos una semana y lo volvemos a dar. es importante también, no agregar sal o azúcar a las papillas, ellos deben conocer los sabores como son, no alterados por nosotros.

 

Acercándonos al año, la consitencia de la comida debe irse haciendo más sólida, para que al año lleguemos a darles la comida lo más parecida a la de los adultos y realmente se les incorpore a los hábitos familiares, esto en cuanto a horarios y sabores.

 

En cuanto a los los líquidos, en un principio sólo con la leche materna serán capaces de saciar su sed, posteriormente podemos irles ofreciendo jugos de las frutas o verduras que ya ha probado, de preferencia siempre naturales, preparados en extractor y se les dará inmediatamente (no guardar para después). También al año se les puede dar agua natural para generar esa costumbre.

 

 


Fuente: Libro Nutrición Infantil

 

Estas son algunas recomendaciones relacionadas con el tema:

Promociones del Mes

  • Drogadicción

    Drogadicción

    Domingo, 25 Mayo 2008 09:09
  • Inscripción

    Inscripción

    Lunes, 11 Julio 2011 22:22