Escucha lo mejor de
Excelencia Personal

La tecnología y el reto de la obesidad en México.

La tecnología ha tenido grandes avances y un gran auge en últimas décadas. Las nuevas generaciones nacen con chip integrado y parece que desde que nacen entienden las pantallas “touch” y cómo funcionan los aparatos mejor que quienes somos adultos.

Esto porque acceden a los aparatos a edades cada vez más tempranas y los aparatos son parte natural de su casa, de su escuela y de su ambiente.

La tecnología nos ha facilitado la vida, nos ha acercado a otros, nos permite investigar a quienes tenemos gusto por hacerlo, pero también nos ha hecho más sedentarios. No tenemos que salir a buscar, no es necesario ir a la biblioteca, en la red encontramos de todo!. Desde información de validez científica hasta venta productos milagro.

En el caso de los niños, la falta de actividad física, la falta de contacto con otros tiene un efecto negativo en su salud y en su destreza social.

A veces incluso por jugar con los aparatos electrónicos, llámese tabletas o videojuegos, se les olvida comer, o sus elecciones no son muy atinadas, porque tienen prisa para regresar al juego. Aunado a esto, la inseguridad, falta de áreas verdes, falta de tiempo de los padres, provoca que los niños pasen más tiempo frente a la tele o que se les quiera entretener con un aparato.

 

Ojalá invirtiéramos dinero en crear espacios que favorezcan el esparcimiento y que fuesen gratuitos y que existiera una cultura del deporte; la cual se adopta desde casa. Además lo que en EXCELENCIA PERSONAL siempre hemos dicho, que las escuelas inviertan en el tema de la NUTRICIÓN, ya que la obesidad tiene un costo impresionante en materia de salud.

Los padres de familia también debemos asumir nuestro rol fundamental en esto, no dejando a los medios de comunicación que con la publicidad sean los que determinen qué se comprará y comerá en casa, y tampoco que sea lo que haya en la cooperativa de la escuela, sino trabajar todos sinérgicamente y de forma preparada, con una buena estrategia para planear.

Los malos hábitos en casa son los que propician el consumo excesivo de alimentos con muy alto contenido de carbohidratos y grasas y bajo contenido de proteínas, además del sedentarismo y falta de contacto social de quienes conviven solo con la tele o el videojuego.

Así que somos los padres de familia los responsables de lo que se ingiere en casa, del peso de nuestros hijos y sobre todo de ayudarles a tener un desarrollo sano tanto físico como de su potencial, ayudándonos de la nutrición y todos los descubrimientos que se han hecho al respecto.

El apoyar a los hijos en favorecer que realicen actividades de esparcimiento y deportivas, ayudará a que se desarrollen habilidades sociales, de convivencia y destrezas físicas, además de canalizar el estrés de forma positiva en el deporte.

Pero esto no sucede mágicamente si no nos ven interesados y ocupados como padres en realizar alguna actividad física y a veces, si no es algo que acostumbremos, no sucederá de la noche a la mañana, pero claro que se puede!!!

Además llevar una dieta balanceada y proporcionar refrigerios nutritivos es importante para el éxito en este tema y evitar la obesidad en casa.

Escucha:

 Programa de radio: Lunchera de emergencia

Más información:

  Nutrición para la inteligencia y la salud

 

Gerencia Excelencia

Ver publicaciones

Comentarios